El de la mula torda

El de la mula torda
Súbete al carro pinchando en él para comenzar el camino.
último

sábado, 9 de mayo de 2015

Las tabernas.

 El origen de este nombre procede del latín "Taberna" y se utilizaba para designar a un tipo de comercio, con la característica, de estar abierto a la calle. Si la taberna servía comidas calientes y bebidas se denominaba "Thermopolium" en todas ellas rezaba el siguiente menú  "Habemus pullum, piscem, pernam, panem" (Tenemos pollo, pescado, carne, pan).
Hacia el año 1200 abre el primer restaurante en París y tenía la siguiente inscripción en la puerta "Venite ad me omnes qui stomacho laboratories et ego restaurabo vos" que viene a significar "Venid a mi todos aquellos cuyos estómagos clamen angustiados, que yo los restauraré". De esta forma pasan a llamarse, a todos estos establecimientos que daban comida, restaurantes.  
En Madrid, tenemos el restaurante más antiguo del mundo, según el Libro Guines de los Records, es el llamado Botín, fundado en 1725.  Cada día, desde hace varios siglos, en sus mesas se dan cita fieles y curiosos, ansiosos por degustar los deliciosos cochinillos y corderos asados al estilo castellano que su viejo horno de leña cocina sin descanso desde el día de la apertura.


 Recuerdo que allá por los años 1960, mi madre, como otras muchas mujeres se acercaban hasta el afamado restaurante para comprar, lo que no tenía salida, las cabezas asadas de cordero y en casa dábamos buena cuenta de ellas.



viernes, 8 de mayo de 2015

SWF ponerlo en una entrada.



Para poder colocar un video Flash o Swf solo tienes que poner la dirección en el sitio apropiado y modificar la altura y el ancho.

<embed width="430" height="400" src=" Aquí la dirección. "></embed>


Mira como ha quedado este ejemplo. Son muy prácticos si no tienen sonido.

 

Para poder ver la dirección de estos vídeos lo tiesnes que hacer desde Mozila, siguiendo estas instrucciones:
1.- Pestaña de Herramientas Información de página.


2.- Clic en Información de página y se nos abre esta ventana y vamos a medios.



3.- Ahora tienes tres opciones: 
a)  Descargar el archivo y poderlo utilizar tal cual, sin conexión, en la PDI o en un ordenador. para abrirlo lo tienes que hacer con un navegador.
b) Una vez descargado lo puedes alojar en la nube, para no tener que depender de terceros, ya que muchos desaparecen por ser borrados por sus propietarios. Yo te recomiendo que los alojes en Gogle Sites, funciona muy bien y es gratuito.
c) Utilizar la dirección que te ha dado en nuestro caso la que lleva la extensión de objeto o SWF. Copia la dirección y la pones en edicción html con el código anterior.

sábado, 2 de mayo de 2015

El vino de San Martín de Valdeiglesias.


"Bendito sea Noé que plantó la viña ..." Esta era la frase con la que se comenzaba una buena velada. El personaje bíblico Noé, después de haber construido el arca y una vez que pasó el diluvio, se convirtió en agricultor y plantó la viña. Aprendió el arte de transformar el mosto en vino. En una cata desmesurada del dulce néctar, se embriagó, o lo que es lo mismo se emborracho. Con los sofocos del momento optó por desnudarse y con el sopor de la bebida se quedó dormido. uno de sus hijos Cam, el padre de Canaán, vio a su padre desnudo y fue a contárselo a sus hermanos, que estaban afuera. Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, se lo echaron sobre los hombros, y caminando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre. Como miraban en dirección opuesta, no lo vieron desnudo. Cuando Noé despertó de su borrachera y se enteró de lo que su hijo menor le había hecho, declaró: "¡Maldito sea Canaán! Será de sus dos hermanos el más bajo de sus esclavos."
Y agregó: "¡Bendito sea el Señor, Dios de Sem! ¡Que Canaán sea su esclavo!
¡Que Dios extienda el territorio de Jafet! ¡Que habite Jafet en los campamentos de Sem, y que Canaán sea su esclavo!" (Génesis, 9 20 27).
En concreto este fresco es de la serie del Génesis de la bóveda de la Capilla Sixtina, que pinto Miguel Ángel. en el podemos distinguir a la izquierda a Noé trabajando la tierra y sembrando la viña con una pala. La escena principal aparece Noé en el centro desnudo, incorporándose. La figura es similar  al mural de su vecino Adán, en la creación de Adán. Sem evita mirar a su padre, y lo cubre con un manto azul. Mientas tanto los otros dos hermanos discuten sobre lo que ha ocurrido a su padre. Miguel Ángel pinta a sus tres hijos desnudos, solo llevan unas mantas  enrolladas en su cuerpo para cubrir a Noé.
Nuestro Canaán lo podemos encontrar en la zona del suroeste de Madrid, en el valle del Alberche, allí las vides crecen de forma natural y los agricultores han superado al mismísimo Noé.
Para poder hablar de esta rica producción debemos conocer un poco la historia del lugar. La fundación de Valdeiglesias se la debemos al príncipe visigodo Teodomiro sobre mediados del siglo VII. El lugar con la invasión árabe se despobló. Tendremos que esperar a la Reconquista con el asentamiento de los monjes. Sabemos que en 1148 existían varios monjes entorno a este lugar. Se dedicaban a la contemplación hasta que en 1152 visitando estos lugares Alfonso VII, quedo prendado del verdor perpetuo de dicho valle y de las aguas de los arroyos y rio que lo surcaban, dio la posesión al Abad  Guillermo, del Monasterio de Santa María de Valdeiglesias, dependiente del Monasterio de la Espina. En los dos monasterios se practicaba la regla de San Benito. La donación del Valle fue a perpetuidad, siendo el dominio de 12 leguas alrededor. posteriormente se hicieron cargo del Monasterio la rama desgajada de los Benedictinos, los Cistercienses o Bernardos. El rey edificó una casa para su descanso junto  a la ermita de la Virgen Catalina, siendo esta una de las doce ermitas del Valle. durante su reinado los anacoretas que vivían por diferentes cuevas y ermitas, bajaron al Monasterio y abrazaron la Regla. Muchos nobles siguieron el ejemplo del rey y edificaron casas solidas y estables. El rey dio carta puebla al valle y como el terreno era apropiado para el viñedo, y había grandes exenciones tributarias, vinieron muchos colonos, entre ellos forajidos, que rechazaban la autoridad del Abad.
 Muerto el rey heredó el trono de Castilla su hijo Sancho. A instancias de los monjes de Valdeiglesias, confirmo un aumento de las donaciones para el pueblo de San Martín, propiedad del Monasterio. El rey dio privilegios y fueros propios a la Villa en 1159. San Martín estuvo sujeto al abadengo de Santa María casi tres cientos años. Su hijo, Alfonso VIII, el de las Navas de Tolosa, se dejo caer más de una vez por el valle. Acrecentó los privilegios de la villa con nuevos fueros. Muerto el rey hay un abandono hasta que muchos años después Fernando IV hace paradas por los diferentes sitios de San Martín, como dice en su Libro de las Monterias: "maté un gran oso, levantado por mis perros en la ribera del Alberche, corriéndole durante cinco días consecutivos, con muchos lebreles y monteros por Valdeinfierno (hoy Valdeyermo) por las Caabreras,, el Berrocoso, Valdealiame, Endrinoso, Fuenfría y otros pagos, y al cabo los maté junto a nuestras casas".
Pasaron los años y en tiempo de Enrique II de Trastamara, en 1369, se funda en los terrenos colindantes del cerro de Guisando el monasterio de San Jerónimo de Guisando. En 1468 el monasterio es ocupado por los nobles partidarios de la sucesión en el trono a la hermana de Enrique IV, Isabel de Castilla y allí mismo en la Venta de los Toros de Guisando fue jurada reina
Pero vamos por orden, anteriormente  reinando Juan II, el padre de la reina Católica, y de su hermano Enrique IV, en San Martín hay grandes revueltas contra los monjes de Santa María de Valdeiglesias, con el beneplácito del abad del Monasterio de la Espina. Estas disputas son aprovechadas por el valido del rey Juan II y consigue comprar la villa por 3000 maravedíes. Don Álvaro de Luna es el señor de San martín de Valdeiglesias.
De todos es  sabido que los monjes de San Benito entre "ora et labora" se dedicaron con primor mucho más que a rezar a laborear las viñas y el vino de la región ya era conocido en muchas partes de la cristiandad.
Sabemos por los escritos de Mudarra que en 1599 la peste afectó al municipio y que para dar gracias por la cura de la enfermedad peregrinarían hasta la ermita el Lunes de Pascua, día del Hornazo. en las mismas crónicas se dice que la bebida más habitual era el vino, sin faltar bebidas refrescantes, de mayor consumo en las casas solariegas. Las más extendidas fueron  la olaja, mezcla de de agua con especias y miel,el hipocrás, vino azucarado y especiado, que se servían frías, mezcladas con nieve, procedentes de los llamados pozos de nieve de la Fuenfría.
En esta pequeña visión histórica hemos llegado hasta Don Álvaro de Luna y es este personaje el que da nombre a la cooperativa de vinos del lugar. 
La Bodega Don Álvaro de Luna (S.A.T 2906), con dirección en Calle Camino Viejo de El Tiemblo, 3 Teléfono: 91 867 60 07 Fax: 91 861 02 72 Email: alva2@donalvarodeluna.com 28680 San Martín de Valdeiglesias (Madrid) , queda constituida en 1960, recogiendo el buen hacer artesano de la región. Bodegas de larga tradición con caldos ya famosos desde el siglo XII, cuando eran considerados uno de los mejores proveedores de la casa real, que sirven para maridar con los mejores platos de nuestra gastronomía. Esta bodega cooperativa, con una extensión de 1.800 hectáreas de viñedo propio, con uvas de las variedades tempranillo, garnacha y albillo,  ha conseguido hacerse con un lugar privilegiado entre los vinos de esta D.O. Produce una media de dos millones y medio de litros anuales, comercializados bajo las marcas:
  • Tinto Crianza: 1434 Tempranillo • 1434 Garnacha Crianza
  • Tinto: Novuss Tinto • Novuss Garnacha • Andrevo Tinto • Andrevo Garnacha • Qvod 1 Tinto • 1434 Garnacha
  • Blanco: Novuss Blanco • Andrevo Blanco • Qvod 1 Blanco • Qvod 1 Albillo • 1434 Albillo
  • Rosado: Novuss Rosado • Qvod 1 Rosado • Andrevo Rosado.
La cooperativa de vinos Bodega Don Álvaro de Luna, convive hoy día con otras bodegas privadas como Valleyglesias , Bernabeleva, viñedos San Martín
Bodega Valdeyglesias.
Una de las familias del pueblo Los Ocañas es dueña de la bodega Valdeyglesias. 
Sus marcas son:
  • Albillo Real.
  • La Pájara.  
  • Ganacha Centenaria.
  • Minoss
  • Garnacha Rock
Bodega Bernabeleva.
En la zona que linda a la provincia de Ávila, junto al arroyo de Tórtolas, nos encontramos con Bernabeleva
con sus vinos
Tintos :
  • Navaherreros, Garnacha de Bernaveleva. 
  • Bernabeleva, Arroyo Tórtolas.
  • Bernabeleva, Carril del Rey.
  • Bernabeleva, Garnacha Viña Bonita.
Blancos:
  •  Navaherreros, blanco Bernabeleva.
  • Cantocuerdas, moscatel.
  • Cantocuerdas, albillo.
Viñedos San Martín.
Viñedos San Martín es más conocida por Las Moradas de San Martín.
Comercializa los vinos:
  • Initio
  • Libro siete. Las Luces.
Fuera del término municipal de San Martín pero muy próximo a Él, en Pelayos de la Presa tenemos las nuevas bodega Marañones, que la incluyo dentro de los vinos de San Martín ya que estos se extraen de las uvas de este término.

Bodega Marañones.
Esta bodega de Marañones, comercializa los vinos blancos:
  • Picarana.
  • Piesdescalzos.
tintos:
  • Treintamil maravedies
  • Labros
  • Peñacaballera
  • Marañones
Para completar esta entrada tenemos que dedicar unas palabras al Castillo de San Martín.




El Castillo perteneció en un principio, como todos los de la zona, al Condestable de Castilla, Don Alvaro de Luna, quien lo construye en 1434, al comprar el Señorío a los monjes de Santa María de Valdeiglesias. Por el han pasado diferentes personalidades históricas, entre ellas Isabel de Castilla y su hija Juana de Castilla.
Ha pertenecido a diferentes propietarios que han hecho de él un uso privado. 
Con el tiempo el castillo se arruinó. En la Guerra de la Independencia fue ocupado por los franceses. El nuevo uso militar fue en la Guerra Civil española, en el que el castillo fue base de una emisora de comunicación de la la Legión Condor. Uno de sus propietarios fue Juan Antonio Corcuera, debido a un lapsus calami, en un folleto publicitario en los años sesenta del pasado siglo, el castillo tomo el nombre de Castillo de la Coracera, en vez de Corcuera. El Castillo pasó a manos del Varón del Sacro Lirio, quien comienza una reconstrucción del castillo, incorporando restos arquitectónicos de otros enclaves de la zona. El castillo es vendido y lo adquiere el extravagante Juan Fernández Ganza, de profesiones varias. Quiso vivir como el señor feudal y murió en él en extrañas circunstancias. El castillo es utilizado por sus descendientes como casa, y al poco venden el inmueble.
Centro de Promoción del Vino de Madrid.
El Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias y José Fernando Cornejo Pablos, propietario de la bodega Marañones, se hacen cargo del inmueble siendo propietarios al 50% y crean la fundación Castillo de la Coracera que ostenta la titularidad. Siendo la sede del Centro de Promoción del vino de Madrid. En el está el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Vinos de Madrid. 
El Vino de San Martín de Valdeiglesias en la literatura.
El Vino de San Martín de Valdeiglesias ha sido mencionado y elogiado por diferentes autores.
Jorge Manrique (1440-1479) dedica unas coplas con más humor que reconvención, que en la gran borrachera, confunde lo humano con lo divino y convierte la taberna en tabernáculo y en ella:
Está como un serafín
diziendo ya: "Oxalá 
estuviese San Martín
adonde mi casa esta" 
Fernando de Rojas (1470-1541)en la Celestina, menciona el vino de San Martín. Hablando de los buenos tiempos dice Celestina:
"Pues vino no me sobra, de lo mejor que se bebía en la ciudad, venido de diversa partes de murviedro, de luque de otro madrigal, de sant martin,  y de otros muchos lugares"
En 1561 Felipe II fija la corte en Madrid y de inmediato se convierte en la capital de dos mundos. El lujo y la miseria se instalan aquí. Los ricos y los mendigos comparten solo las calles de Madrid. A las mesas de los primeros llegan los vinos de todas las partes del imperio. Miguel de Cervantes (1547-1616). En la obra cervantina son muy numerosas las referencias al vino, pues en el Siglo de Oro resultaba insustituible como alimento del cuerpo y estimulante del ánimo, que en ocasiones tan decaído traían los soldados y los poetas.
Cervantes hace una recopilación de los vinos de la época. Fue Cervantes lo que en sus tiempos se llamaba un “mojón”, y hoy diríamos un degustador fino, un catador o una buena “nariz”. Distinguía por el olor y el paladar, al igual que Celestina, las diferencias de gusto que dan a sus vinos las diversas tierras y viñedos de España, y hasta presumía de ello. Amaba el vino y, como a Sancho, le resultaba duro verse obligado a pasarse sin él. El vino que más le gustaba era el vino de Esquivias, ya que era el pueblo de su mujer y era propietaria de viñedos. En el prólogo de El Persiles, resalta los ilustrísimos vinos de Esquivias y también hace mención de ellos en El Coloquio de los Perros, donde los compara con otros tres de los grandes vinos de España, los de Ribadavia, Ciudad Real y San Martín de Valdeiglesias. Pero, sin duda, los dos vinos que prefirió Cervantes, por encima del néctar de los pagos de Esquivias, fueron los de Ciudad Real (blancos y tintos) y los blancos de San Martín de Valdeiglesias. 
En la época de Góngora  el desayuno por excelencia en Madrid era el letuario (confitura de cortezas de naranja sumergidas en miel) y aguardiente. Que nos recuerda el famoso poema de Luis de Góngora “Ándeme yo caliente y ríase la gente”:
Traten otros del gobierno del mundo y sus monarquías,mientras gobiernan mis díasmantequillas y pan tierno;y las mañanas de inviernonaranjada y aguardiente,y ríase la gente
El desayuno favorito de uno de los escritores más ilustres de la época, Lope de Vega, consistía en torreznos asados y vino de San Martín de Valdeiglesias.
Gabriel Tellez, el fraile mercenario que, como escritor, firmó con el seudónimo de Tirso de Molina (1579-1648), hace una incompleta relación de ellos en la comedia "La Villana de la Sagra":
Ni se vende aquí mal vino;
que a falta de Ribadavia,
Alaejos, Coca y Pinto,
en Yepes y Ciudad Real,
San Martín y Madrigal,
hay buen blanco y mejor tinto. 
Como podemos ver son numerosas las citas que los clásicos hacen de los vinos de San Martín, hasta Arturo Pérez-Reverte menciona este vino en el primer capítulo de la novela El Capitán Alatriste.
En el aspecto pictórico podemos mencionar la obra de Goya "El Otoño" o "La Vendimia" en el que podría representar segun autores una escena de esta localidad.


 

Pasan los años y llegamos a la época de José Gutierrez Solana y en pleno esplendor de las tertulias encontramos  este preciado elemento y tomo como ejemplo el más representativo.  En el cuadro se ve reflejada una de las reuniones de intelectuales tan típicas en las tres primeras décadas del siglo XX. La acción se desarrolla en uno de los cafés típicos madrileños, de igual nombre que el que se indica en el título de cuadro, el café Pombo. En el centro Ramón Gómez de la Serna. Este retrato múltiple, nos da a conocer la imagen de muchos de los intelectuales de la época: Manuel Abril, Tomás Borrás, José Bergamín, José Cabrero, Mauricio Bacarisse, Pedro Emilio Coll, Salvador Bartolozzi, incluyéndose él mismo pintor, José Gutierrez Solana, entre ellos en un maravilloso autorretrato. Destaca la sobriedad de los retratados y los colores oscuros que utiliza, que tan característicos son del artista. Y en el centro de la mesa el vino, objeto de esta entrada, ¿Quizá también de San Martín de Valdeiglesias?

 Y para terminar esta entrada volvamos al siglo XV en el Cancionero de Palacio encontramos este villancico de Juan de la Encina (1468-1530), en el que el vitalismo renacentista se centra en las actividades más básicas del ser humano, el comer y beber, y si puede ser, para mayor placer, el vino de San Martín de Valdeiglesias.

Hoy comamos y bebamos.
Y cantemos y holguemos,
que mañana ayunaremos.

Por honra de san Antruejo
parémonos hoy bien anchos,
embutamos estos panchos,
recalquemos el pellejo.
Que es costumbre de concejo
que todos hoy nos hartemos,
que mañana ayunaremos.


lunes, 27 de abril de 2015

Madrid y Cervantes.

Todos sabemos que Cervantes nació en Alcalá de Henares en 1547. Su familia se trasladó a Madrid en 1566. Hacía cinco años que Madrid era la capital del reino. Durante los años de 1564 al 65 la familia se traslada a Andalucía, quizá sea cuando Miguel conoce las ciudades de Córdoba y Sevilla.
Cuando Miguel tiene 22 años, en 1569, se produce el triste incidente que todos los biógrafos del autor citan. En un encontronazo con un maestro de obras del rey, Miguel de Cervantes le lanza una cuchillada. El hecho le trajo bastantes problemas y le obligó a salir de España para eludir a la justicia. En 1570 estaba en Roma.
No está probado que estudiara en Salamanca ni en los Estudios e los Jesuitas de Madrid. Sabemos que estudió con el Maestro López de Hoyos, que le enseño latín y las letras renacentistas. Con el triunfo de la ortodoxia y el cierre ideológico propiciado por Felipe II, los estudios de La Villa van a tener pocos alumnos y se vuelve a las enseñanzas más dogmáticas.
En estos momentos Cervantes vivía en la calle de San Justo. 


Durante los años 1582 y 83, Cervantes mantiene relaciones con Ana de Villafranca, mujer casada con un tabernero de la calle de tudescos, de la que tiene su única hija Isabel. al año siguiente Cervantes se casa con Catalina Salazar, en Esquivias, Toledo.
La pluma no le da de comer y en 1587 acepta el trabajar como Comisario de Abastos, recogiendo trigo y  aceite para las galeras reales. el trabajo le dura entre 10 y 12 años. Muchas veces debió de incautar estos productos y por esta razón se vio metido en algunos pleitos e incluso fue excomulgado por requisas el trigo de la Iglesia. No debía de ser muy honesto ya que se le pilló vendiendo el trigo requisado y por estas actuaciones fue encarcelado. Durante este tiempo, Miguel vivía en Sevilla, mientras que su mujer se quedo en Esquivias. Aparece nuevamente en madrid en 1599, para permanecer hasta el traslado de la corte a Valladolid en 1601. Cervantes y su mujer se trasladan a esta ciudad. al matrimonio le acompañan las hermanas de Catalina, Andrea y Magdalena. La vida de las cuñadas de Cervantes no era muy católica ya que aceptaban donaciones de señores que las visitaban con mucha frecuencia.
en 1605 publica la primera parte del Quijote, en la imprenta de Juan de la Cuesta que estaba en la calle de Atocha.


La obra adquiere mucha fama y en diferentes festejos de Madrid, aparecen madrileños disfrazados del Caballero de la Triste Figura y de su fiel escudero Sancho Panza. El plagio de la obra no queda libre y se producen diferentes ediciones falsas de esta obra.
Cervantes sigue a la corte y en 1606 vuelve a Madrid. este mismo año su hija Isabel se casa. El matrimonio duró poco ya que poco después inicia una relaciones extramatrimoniales con un rico aristócrata Juan de Urbina. Estas dos familias ya habían tenido relaciones un tiempo atrás. Isabel, en estos momentos vive en la calle de la Montera, muy cerca de la Iglesia de San Luis.
En 1609 Cervantes vive en la calle de la Magdalena y asistía a una tertulia que dirigía el padre Maiedo, cerca de los Estudios de la Compañía de Jesús, a esta tertulia asistía también Quevedo. en estos momentos es la etapa de mayor productividad literaria, frecuentando diversas academias. Asistía al palacio de Francisco de Silva en la calle de Cañizares, dónde se reunía la Academia Salvaje..
En 1609 forma parte de la Congregación de los Esclavos del Santísimo Sacramento del Olivar. 

Cervantes con su mujer perteneció a la Venerable orden Tercera de San Francisco. Al morir Cervantes en la miseria la V.O.T. se encargó de su entierro.
 Entre 1605 al 12, forma parte de las tertulias del duque de Saldaña, hijo del poderoso duque de Lerma, a estos lugares asistían bastantes literatos y muchos Gandes de España. Cervantes intenta conseguir el apoyo de estos últimos con el objeto de llevar una vida mas fácil.
En 1615 se publica la Segunda parte del Quijote, en la imprenta del nº 7 de la calle de San Eugenio, ya que al morir el impresor, su viuda la traslada la imprenta a este lugar.
Cervantes se traslada a la calle del León con vuelta a la de Francos. la casa era nueva y tuvo que esperar a terminar su construcción. 
El solar estaba formado por tres huecos, dos de ellos daban a la calle del León y el otro a la calle de Francos. en la calle de León estaba el Mentidero de Representantes. allí era el lugar de encuentros, contactos y firma de contratos entre la farándula del teatro.
Cervantes muere el 22 de abril de 1616 en la casa que acababa de estrenar. Fue enterrado en el Convento de las Trinitarias Descalzas.
Sus restos han sido recientemente objeto de un análisis para su identificación.

jueves, 23 de abril de 2015

Leyendas, lugares y aventuras madrileñas de Miguel de Cervantes.

En la calle de la Chopa, tortuosa y angosta, hoy calle de Rodriguez de Guevara, en pleno rastro madrileño, vivía en tiempos de Miguel de Cervantes, el Chopa. Éste cultivaba, en un pequeño terreno de la zona, una huerta. Las verduras y hortalizas las vendía en la cercana plaza Mayor. El hortelano era padre de un niño, de la edad de Miguel. Si a el padre le llamaban Chopa, también le llamaban de la misma forma al hijo. El Chopa niño, tenía una voz angelical. Esta virtud la demostraba muy bien como coralista en la Capilla del Obispo, siempre inundada por la voz clara y cristalina de los niños en los momentos de oficios religiosos. El niño Chopa no ha pasado a la historia por sus "gorgoritos", ni tampoco porque  el escultor Giralte lo inmortalizara, vestido de acólico, en la parte inferior derecha del cenotafio de  Gutierre de Carvajal y Vargas. Obispo de Plasencia. Ha pasado a la historia por ser amigo de niñez de Miguel de Cervantes. Por esta época Miguel vivía en cerca de la plaza el Cordón, en la calle de San Justo. Se conocían de los juegos en los diferentes lugares de Madrid, sobre todo en los que hacían en la plaza de la Cebada. Pero sobre todo eran amigo de paseos y aventuras infantiles. Cuando Rodrigo, pues así se llamaba el pequeño Chopa, cayó enfermo fue internado en el hospital de San Lázaro. La visita de Miguel no se hizo esperar. Corriendo sale del recinto de Madrid por la puerta de la Vega, y se dirige hacia el Puente Segovia y junto al Campo del Moro, llega al hospital de San Lázaro. Este hospital era para niños pobres, especialmente de niños donde se les curaba de la sarna, la tiña y otras enfermedades infecciosas.
Miguel entra en el el hospital y en la sala de enfermos encuentra a su amigo.
- No te acerques, Miguel, le dice Rodrigo, ya que te pegaré mis viruelas.
- Pues yo como tu, respondió Miguel, y en San Lázaro estaremos juntos.
Pocos días después las campanas de la iglesia de San Andrés trocaron a "Gloria". Miguel sabía que no volvería a ver a su querido amigo. 
El siete de diciembre de 1346, Alfonso XI, "por previsión real", concedió a Madrid un maestro de Gramática, que se instala en la calle de los Mancebos. Posteriormente, los Reyes Católicos la dotan con una Escuela de Retórica y Humanidades. En la actualidad vendría a ser un instituto preparatorio para la entrada en la universidad.
Sobre el origen de el nombre de la calle hay dos versiones, la primera hace referencia al magnicidio del rey Enrique I. Era hijo de Alfonso VIII "el de las Navas de Tolosa", subió al trono a la edad de once años, ejercía la tutela sobre él la reina doña Leonor de Inglaterra, su madre. Al morir ésta, le sucedió en la regencia doña Berenguela, hija mayor de los monarcas fallecidos. Estos años fueron turbulentos, en los que parte de la nobleza de Castilla, como el conde Nuñez de Lara, entre otros, luchaban por conseguir prebendas en detrimento de la Corona. La regente se vio obligada a huir, refugiándose junto a su hermana Leonor en la fortaleza de Antillo.
Un mal día cuando el adolescente rey jugaba en uno de los patios del palacio arzobispal de Palencia, de donde era huésped, se desprendió una teja del alero de un edificio colindante, que con tal mala suerte vino a darle en la cabeza. Tres días después Enrique I fallecía. Los nobles ocultaron su muerte, trasladándo sigilosamente el cadáver a Tariego, y desde allí facilitaron falsos informes sobre su salud. Descubierto el engaño, doña Berenguela tomó de nuevo las riendas del poder, sin que nunca se haya sabido si la muerte del rey fue o no fortuita.
Según la leyenda, alguien había ordenado "arreglar" la cornisa desde dónde se desprendió la teja. Los dos jóvenes que estaban realizando el trabajo hulleron de Palencia atemorizados y, tras recorrer varias ciudades, llegaron a Madrid. Fueron hechos presos en una calleja que desemboca en la plaza de la Paja. Se les trasladó al palacio de los Lasso de Castilla, y en su torre fueron desollados y se les dio sepultura en la vecina iglesia de San Andrés y sus cabezas fueron expuestas durante varios días en el monumento cercano a Minerva.
Un rumor recorrió la Villa, los mozos habían sido aajusticiados tan precipitadamente por temor a que delataran a los verdaderos culpables. En memoria de los culpables se llamó a esta calle la de los Dos Mancebos y posteriormente la de los Mancebos.
La otra historia hace referencia a las risas y algarabías que organizaban los estudiantes a la hora de las entradas y salidas de la institución académica, si bien, todo el jolgorio se veía incrementado por los bulliciosos sirvientes, pajes y mancebos, de los Lassos que tenían sus habitaciones en la planta baja del palacio. Los sirvientes del marqués de Villafranca siempre embromaban a los transeúntes.
Más tarde la institución se traslada al número dos de la calle de la Villa, para posteriormente quedar absorbida por el Colegio Imperial. La escueta fue regentada por franciscanos, después por profesores laicos y finalmente por jesuitas. cuentan las crónicas que el maestro de Cervantes recibía del Ayuntamiento, por este menester, una exigua asignación y un cahiz de trigo.
Nadie ni nada estaba a salvo de los escolares de los Estudios de la Villa. La actual calle del Rollo, antaño se llamaba de la Parra. Tomaba el nombre del frondoso arbusto que plantó Noé. El emparrado se extendía por toda la calle. Sus dueños apenas si probaban las uvas. Cuando los racimos colgaban a finales de septiembre, y ya estaban maduros para finales de octubre, iban desapareciendo al paso de los escolares. Estupendo desayuno para los estudiantes madrugadores. Se cuenta que el maestro Lopez de hoyos fue multado varias veces como responsable del "robo" de sus alumnos. Cansado y muerto de vergüenza, el maestro, quiso dar una lección a los pequeños "cacos" y preguntó al que se autoinculpó el nombre de los demás maleantes. El chico se limitó a inculparse del asalto alas tapias y a la viña. Fue expulsado y días más tarde readmitido, no porque un benefactor de la institución lo pidiese, como había ocurrido anteriormente, sino porque el pedagogo Lopez de hoyo, ya había descubierto el incipiente talento e ingenio del joven Miguel de Cervantes.
Allá por el año 1598 D. Pedro de Cuenca, funda el Albergue de San Lorenzo, estaba situado junto a la antigua Puerta de Toledo, haciendo esquina con la calle de San Lorenzo. La función del albergue era dar cobijo a los pobres de la zona y algunos tullidos procedentes de la batalla de Lepanto. Clientes habituales de este sitio eran Cosme Becerra, Pereantón Grimaldos, este último buhonero de Coslada. Habían perdido sendas piernas en la batalla de Lepanto. Rufo Ovejero y Ginés Porra, los dos albañiles, cayeron al vacio desde el andamio de San lorenzo del Escorial. Ignoro el nombre del quinto cojo, pero su pierna dejó de funcionar cuando trabajaba en la reparación de la torre del Alcazar madrileño, por esta razón se dijo que la suya era una "real cojera".
Hasta hace bien poco, la profesión habitual de muchos cojos era la de zapateros remendones, y a esto se dedicaban los cinco cuando había algún trabajo, que eran menos veces que más. Esta situación ociosa durante gran parte del día, y en especial cuando el sol lucía, era propicia para las discusiones sobre lo divino y lo humano que se relacionaba con la Villa. Zapateros remendones de la política, echaban desde allí medias suelas a cuanto en ella se cociera, es decir las tapias del albergue se habían convertido en un mentidero. con el tiempo el asilo desapareció y dio paso a una calleja que se llamaba de los Cojos. "Los cojos" pasaron a la leyenda gracias a aquel amigo que alguna vez les acompañaba y que como éllos también era lisiado de una manquedad "hermosa", según decía él mismo, "por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos y esperan ver los venideros". Pero realmente lo que más cautivaba al manco era su conversación sencilla y elocuente a la vez. Con los cojos de la naval rememoraba las luchas y sobre todo "las banderas del hijo del rayo de la guerra, Carlos V, de feliz memoria". Todo le escuchaban y los mismos "lepantinos", casi no reconocían las hazañas. Cuando el manco se marchaba "no muy ligero de pies" calle de Toledo adelante, los tertulianos se deshacían en alabanzas hacia el escritor. El de la "real cojera" se permitió insinuar una vez.
- No viene todos los días , según dicen,está escribiendo un mamotreto de tantas páginas que dudo mucho que alguien se atreva con él. Creo que se va a llamar Don Quijote o algo así...